Era un precursor, su nombre seguirá siendo sinónimo de modernidad y de libertad. Tras la desaparición de André Courrèges, queremos compartir contigo algunos comentarios acerca de un vanguardista que dejó su huella en la historia de la moda.

 

“Deseaba que la luz impregnase las prendas, y consiguió que invadiera nuestros corazones. Su luz es eterna.” Con estas palabras la casa Courrèges rinde homenaje a su fundador en las redes sociales. André Courrèges feneció el pasado 7 de enero, dejando tras de él la huella imborrable de un nombre icónico, auténtico emblema del estilo francés. Cuando recordamos las creaciones de Courrèges, nos asaltan imágenes de los trajes llevados por Françoise Hardy, Twiggy, Brigitte Bardot o Catherine Deneuve. La efigie de una mujer libre y conquistadora.

PE07 p6

 

André Courrèges, una moda arquitectónica

Cuando André Courrèges funda su empresa en 1961 junto a su mujer Coqueline, no le cabe la menor duda de que fijará una profunda impronta a lo largo de la década, así como de las venideras. En 1964, levanta la expectación con la colección bañada en ondas futuristas Moon Girl, que se desmarca abiertamente de los códigos indumentarios de los años 50.

 

40715793   IY420_ROSE IY418_ROSE 01

 

VN087 VN079 IJ154

Su gran acierto consiste en inspirarse en la arquitectura a fin de concebir prendas híper estructuradas. Es también un adiós a los tacones altos, a los corsés y a los sujetadores: de su mano, un viento de libertad estremece el vestuario femenino. Las piernas, a partir de entonces, se exponen en su desnudez con la mini-falda o el combi-short, a la vez que la forma trapezoidal se convierte en su firma.

 

Audacia en el corte, en los materiales también, como el vinilo o el PVC que otorgan a sus creaciones un aire furiosamente moderno. En cuanto al color, André Courrèges es un amante del blanco. Su vestidito blanco, del mismo modo que el vestidito negro de Chanel, conforman el panteón de la moda y siguen siendo una fuente de inspiración para los creadores. En su paleta cromática, hallamos igualmente tonalidades de rojo y de intenso anaranjado, de amarillo sunset, de rosa caramelo… matices acidulados que crean juegos de contrastes.

 

 

 

Una historia que no ha acabado todavía

Acerca de su visión de la moda, André Courrèges hizo las siguientes declaraciones:

“Es necesario distinguir el estilo y la moda. La moda cambia, el estilo es aquello que se perpetúa a través del tiempo y cuya personalidad reconocemos.” Es precisamente esta visión inspiradora que Jacques Bungert y Frédéric Torloting luchan por cultivar al retomar la casa en 2011. Su esfuerzo se concentra en reinventar los códigos míticos de Courrèges, sin por ello desnaturalizarlos.

VN089 IJ154 IU017

En La Redoute, tuvimos el privilegio de proceder al lanzamiento de dos colaboraciones con Courrèges, la una de cara al verano y la otra de cara al invierno. Entre las prendas estrella, la casa ha propuesto dos reinterpretaciones de su “vestidito blanco”, trajes de baño, botines, un plumífero o también un abrigo largo… El éxito nunca ha dejado de confirmarse.

 PE07 p8-

Sigamos atentas a la historia de esta ilustre casa que, sin lugar a dudas, nos reserva todavía grandes y agradables sorpresas.

Articles
Valorar artículo
1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars
Cargando…

Escribir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *